Ser diferente para estar en la mente de tu cliente

El viernes por la noche recibí un WhatsApp de Valentín.

«Antonio, necesito un consejo de copy».

 

Valentín es diseñador gráfico y, además de haber estudiado psicología, especializarse en publicidad y comportamiento del consumidor y haber trabajado en proyectos muy chulos durante 3 años en su propia agencia junto con su socio, ahora está en Alemania porque quiere nuevos retos y seguir creciendo como profesional.

Lo conocí hace ya un tiempo a través de LinkedIn, y unos meses después en persona ya que quedamos para conocernos y tomar unas cañas.

Hemos hecho algunas colaboraciones con intercambio de trabajos y fue él quien se encargó de mi actual logo.

 

El caso es que me pidió consejo, a mí, que descubrí el otro día para qué co**nes servía la punta del tapón de las pomadas.

Pero claro, como soy copywriter y escribo para que la gente lea y haga algo después…pues eso, que me pidió consejo.

 

«Si yo te enviara una carta de motivación ahora mismo, ¿qué debería poner en la carta para captar tu atención?

¿Qué te gustaría ver en una carta así?»

 

Y como estaba viendo una peli de navidad con mi hijo y no miré el móvil, pues le contesté al día siguiente.

 

¿Y qué le dije?

«¿A qué tipo de carta te refieres?»

«¿Qué objetivo tiene?»

 

Y me dijo:

«Llamar la atención para pasar a una ronda de entrevistas con el objetivo de conseguir un trabajo.»

 

A ver, Valentín está buscando trabajar en agencias de marketing alemanas y quiere una oportunidad de ser entrevistado.

Y le pregunté:

«¿Cómo lo hace normalmente un candidato?»

«¿Qué pone? ¿qué escribe en la carta?»

«¿Has podido ver algún ejemplo?»

 

Me dijo:

«Ejemplos sí. Hay un montón».

«Mira, te paso ahora mi anterior carta».

 

Pude observar varios errores de copywriting. Errores muy comunes, todo hay que decirlo.

Pero a lo que iba con este email es a lo siguiente.

 

Esto fue lo que le dije:

«Pues una forma de llamar la atención es hacer lo que no hace el resto. Al competir con otros candidatos que hacen todos lo mismo, una buena idea es hacer justo lo contrario.

De esta forma también das un mensaje de que no eres como los demás, de que eres diferente, de que te atreves».

 

Y como estaba en la cocina mientras escribía, le mandé una foto de mi frutero donde eran todo naranjas y, ahí, entre medias, coloqué una manzana.

Y le dije:

«¿Entiendes a qué me refiero?»

 

Bueno, le dije más cosas después para mejorar el texto pero eso queda entre él y yo.

 

Ahora deja que te haga una pregunta.

¿Qué pasa cuando alguien que ha leído mil cartas de mil candidatos diferentes, donde todas son naranjas, de repente lee una carta que es una manzana?

 

Pues eso.

 

Este es un email como los que reciben los que están en mi lista. Si quieres apuntarte, deja tu correo aquí debajo.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This