¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir ventas?

No sé si te has fijado pero en internet y, especialmente en copywriting, se utiliza mucho el «enamora a tu cliente».

Y yo creo que es un concepto mal entendido, y por ende, mal realizado con respecto a tus acciones y a las palabras que utilizas para tu negocio.

 

En este post te explico por qué y cómo puedes vender sin tener que engatusar a tu cliente como un ligón en discoteca aparentando ser un romántico empedernido.

 

Pero antes, deja que te haga una pregunta.

 

¿Qué puede pasar cuando intentas «enamorar» a alguien que no te conoce de nada?

 

Pues lo que puede pasar es que piense «joer qué pesao, no me fío» y acabes produciendo rechazo.

Que no sea creíble.

Que desconfíe porque piense «este quiere algo».

 

Como un chico argentino que conocí que embelesaba los oídos de las mujeres a las que intentaba seducir y, aunque alguna caía (las más inocentes, claro), muchas otras (las más inteligentes) se olían el percal y huían como huye el Rubius de la mierda de sistema fiscal español con las empresas y autónomos de este país.

 

Lo puedes ver también con los italianos en Ibiza.

«Il mio cuore e per voi.»

«Poso dire di amarti da una vita… perché da sempre sei presente ne miei sogni!»

«Amore mio, da quando ti ho vista ho smesso di sognare…il mio unico sogno ora sei tu.»

 

Tanto enamorar cuando lo que realmente quieren es llevarte a la cama.

Y que te lleven a la cama está bien, muy bien.

Pero que lo hagan con una mezcla de miel y burundanga para luego decirte arrivederci, como que no.

 

Al menos si un tu cama quieres tener buenos clientes.

 

¿La otra opción?

El respeto.

 

Vender diciendo la verdad y hacerle ver que esto es un trato.

Tú ganas y yo gano.

Como si de una relación comercial estable se tratara.

 

Vender sin amor.

Con respeto pero sin tener que llevarte a tu cliente a París para pedirle matrimonio debajo de la Torre Eiffel y tener que divorciarte a los 6 meses.

 

Un trato.

Sin insultar tu inteligencia.

Tú ganas y yo gano.

 

Este es «mi» trato.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This