La estrategia pakistaní

El otro día mi suegro me contó algo de frutas y paquistaníes. 

 

Mi suegro tiene mucho recorrido. Ya sabes, más de 75 años en esta vida dan para mucho.

 

Y hablando con él sobre las fruterías que regentan muchos paquistaníes en nuestra cuidad, le pregunté algo que me rondaba la cabeza hace tiempo y que venía muy al caso.

 

Porque hablábamos de que tienen mucha clientela por sus precios bajos.

 

Y yo dije: 

«¿Cómo pueden sacar esos precios?»

 

Y mi suegro me dijo:

«Muy fácil, se juntan todos para comprar gran volumen de género y que les salga más barato. De esta manera pueden bajar los precios y competir con los de aquí.»

 

Pues a ver, no sé si será verdad. Ni idea. Mi suegro tampoco está en el negocio agrícola ni ha tenido una frutería. Y yo tampoco le he preguntado a ningún amable señor de tez morena dueño de frutería.

 

Pero tiene sentido.

 

Ahora bien, yo saco tres conclusiones de esta historia.

 

Una, no.

Dos, tampoco.

 

Tres.

 

Supongo que estas personas, por su cultura, tienen menos necesidades materiales y pueden permitirse cobrar menos y también les da igual bajar los precios para competir con los de aquí con tal de tener clientes aunque acaben explotados trabajando todos los días de la semana. Quizá a ellos les sale rentable…no sé.

 

Los clientes que atraen son los que solo buscan precio y no valoran ni su tiempo ni su trabajo.

 

Siempre habrá alguien más barato.

 

 

Bueno, si no quieres competir por precio debes poner en valor lo que haces.

 

Y eso también se puede transmitir en los textos de su negocio.

 

PD. Si quieres mejorar las ventas de tu negocio no utilices la estrategia pakistaní.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This