Es tan simple que parece tonto

“La mejor forma de influir en alguien es descubrir lo que quiere y mostrarle cómo conseguirlo.”

 

Esta frase, que no es mía sino de Dale Carnegie, reconocido autor del famoso libro cómo ganar amigos e influir sobre las personas, esconde uno de los mayores NO secretos del copywriting y vender online.

 

¿A qué me refiero?

 

Te lo digo enseguida, pero antes déjame contarte por qué la mayoría de negocios que empiezan en internet acaban estancados.

 

Hará unos 3 años, cuando empecé en este mundillo del marketing online, escuchaba y hacía caso a lo que se suponía que había que hacer para crear una marca sólida y que los clientes llegaran a mí.

 

Seguí a muchos gurús y consumía contenido para conocer el secreto que me haría hacer crecer mi negocio.

 

El tema es que empecé a crear contenido gratis, muchas horas en redes sociales, muchas horas dedicadas al blog, mucho networking, ya sabes.

 

Monté mi web para atraer clientes y, para ello, empecé a decir frases que yo creía que eran las que tenía que poner porque era lo que me habían dicho que había que hacer.

 

Me lo habían dicho esos mismos que luego querían venderme sus cursos o sus productos.

 

Y acabé soltando frases enlatadas y superficiales que solo persuadían a clientes desesperados que solo buscaban precio.

 

¿Resultado?

 

Cero ventas a través de mi web.

 

Ni una.

 

Creo que no hace falta que te diga que un negocio sin ventas no es un negocio.

 

No sé lo que es, pero un negocio no.

 

Entonces descubrí que para convencer a alguien de que te compre no solo es necesario un buen producto o un buen servicio, que también, o una buena oferta, que también, sino un buen mensaje de ventas que haga que a tu cliente potencial le entren ganas de comprarte.

 

Cuando entendí esto, cuando entendí que lo que tienes que hacer es descubrir lo que quiere tu cliente y mostrarle cómo conseguirlo para que te compre, empecé a despertar su interés.

 

Pero no solo hay que descubrir lo que quiere y mostrarle cómo conseguirlo sino que también se lo tienes que mostrar como quiere que se lo muestres.

 

Y ahí entra el copywriting.

 

Persuasión escrita que potencia lo que vendes para que tu cliente se interese y le entren ganas de comprarte.

 

Cuando puse esto en marcha, empezaron a venir las ventas.

 

Clientes interesados en lo que ofrecía y que me pagaban lo que pedía sin regatear.

 

Así de simple.

 

Fácil no, simple.

 

Si todo esto te interesa y entiendes la importancia de la persuasión escrita para vender más a mejores clientes, te puedes suscribir aquí debajo para recibir consejos de copywriting como este en tu bandeja de entrada.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This