Cómo perder 14,5 millones y aun así triunfar

Hace un tiempo vi un vídeo donde un actor cuenta que rechazó 14,5 millones de dólares y cómo justo eso fue el inicio de su reconocido éxito después.

 

Y en este post te voy a contar por qué rechazó semejante fajo de billetes, qué pasó después de hacerlo y algo importante para atraer mejores clientes a tu negocio.

 

Como te decía, vi un vídeo donde Gary Vee, el reconocido emprendedor, entrevistaba a un famoso actor.

 

En un punto de la entrevista, este actor cuenta cómo pasó de ser el actor del momento haciendo comedias románticas…

…a hacer dramas y, tiempo después, conseguir un oscar por ello.

 

Este actor cuenta que llegó un momento que tuvo que tomar una decisión porque tenía una visión a futuro.

 

Miró hacia dentro y hacia delante.

 

Entonces decidió no volver a aceptar papeles de comedias románticas incluso gustándole hacerlas.

 

Y claro, todo el mundo se le echó encima, incluida su familia.

 

Que si estás loco, que como haces eso, pero si tú eres el rey de las comedias románticas, si ganas mucho dinero, si estás triunfando, si…

 

Dice que solo le llegaban papeles de comedias románticas.

 

12 millones.

13 millones.

14,5 millones.

 

Los rechazó todos.

Ojo, 14,5 millones encima de su mesa y él miró para otro lado.

 

¿El motivo?

 

No quería que le encasillaran como actor de comedias románticas, quería explorar nuevas facetas como actor, realizar papeles que le supusieran un reto y tener la posibilidad de ganar un oscar.

 

Estuvo año y medio sin realizar ninguna película.

 

Pero justo entonces, Mathew Mcconaughey recibió una oferta por El abogado de Lincoln.

Y después de esa vino otra, y luego otra, y luego otra…

 

…y luego un oscar por tremenda actuación en Dallas Buyers Club. Y luego, película tras película hasta el día de hoy con el reconocido éxito conseguido dentro de la industria.

 

¿Qué tiene que ver esto con tu negocio?

 

Pues que a veces tiramos hacia delante sin saber bien qué somos, qué hacemos, cómo queremos ser percibidos, qué queremos conseguir y cómo lograrlo.

 

Y es buena idea parar a pensar, hacer un viaje hacia dentro de tu negocio para poder comunicar tu mensaje con más fuerza.

 

Definir muy bien quién eres, qué haces, quién es tu cliente ideal, cómo puedes ayudarle, cómo quieres que te perciba…

 

Acciones necesarias para saber qué le tienes que decir y cómo para  diferenciarte de tu competencia y hacer que te compre.

 

Un mensaje propio que aumente tu valor percibido y mejore las ventas de tu negocio.

 

Como le pasó a Mathew.

 

Si a ti también te interesa que busquemos dentro de tu negocio para lanzar tu mensaje y que te lleguen mejores clientes, contacta conmigo y hablamos.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This